Los reos que nadie quiere en la Ciudad de México

Aunque el gobierno de la Ciudad de México reconoció que hay corrupción de personal en el Reclusorio Sur tras la fuga de tres reos, también justificaron que los 13 Centros de Reinserción no están aptos para internos de alta peligrosidad.

Claudia Sheinbaum expuso que hay presos que desde su punto de vista no deberían estar en los penales de la Ciudad de México, y aun así obtienen amparos de jueces federales o desde el principio son enviados a la capital. Este es el caso de Ismael Quintero Arellanes, sobrino de Rafael Caro Quintero, quien este miércoles fue detenido en Culiacán, Sinaloa y de inmediato lo llevaron al Reclusorio Norte.

“Nosotros creemos que debería haber sido enviado a un penal de máxima seguridad y estamos haciendo las solicitudes para que así sea”, mencionó.

No es el único interno señalado como delincuente peligroso, también se encuentran, por ejemplo en el Reclusorio Norte, Jesús Ricardo Patrón, El H3 , líder de plaza de los Beltrán Leyva; Gildardo López, El Gil , de Guerreros Unidos y Alexis Osmar Flores, líder de la Unión Tepito.

Otro ejemplo está en el Reclusorio Sur con Luis Felipe Pérez Flores, El Felipillo , hijo de El Ojos, fundador del Cártel Tláhuac.

En el reclusorio Oriente se ubica José Sánchez Villalobos, conocido como El Maestro de los Narcotúneles y José Pineda Arzate, El Avispón , quien es señalado de ser contador del Cártel Jalisco Nueva Generación, también los acompañan Rafael Zoczi, El Dobber , hijo de Leticia Rodríguez Lara, Doña Letty ; y Miguel Ángel Pérez Ramírez, El Micky , otro hijo El Ojos .

Asimismo Roberto Moyado Esparza, El Betito yDavid García Ramírez El Pistache , ambos de la Unión Tepito, José Maldonado López, hermano de El Betito , y otros integrantes como Eduardo Clemente Zaleta, El Bandido y Pedro Ramírez, El Jamón.

Hay 70, pero con el sobrino de Caro Quintero suman ya 71. Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, y Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Gobierno, informaron que desde que tomaron el control de la Ciudad de México han solicitado trasladar a 190 reos calificados de alta peligrosidad y sólo quedaban 70, entre esos, los tres integrantes de bandas criminales que se fugaron.

“Nosotros estamos diciendo que son penales, digamos, para delitos del fuero común, y algunos del fuero federal. Entonces, si los reclusorios de la ciudad sí hacen frente a la problemática local, entonces están hechos para eso, pero pues efectivamente no son de máxima seguridad”, subrayó Rodríguez, la encargada de la seguridad interna de la capital del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *